¿Esto es arte? | Is this art?

#Curaduría #Tornasol105 | Miércoles 10 de octubre 2018

 

Una de las preguntas que más me hacen como curadora y directora de galería es ¿cómo reconoces lo que es y no es una obra de arte?. También, he escuchado a las personas cuestionar si lo que ven en las salas de los museos de arte contemporáneo, principalmente, y en las galerías, son obras de arte o simples ocurrencias de una persona que ostenta el título de artista.


Antes del siglo XIX, era muy clara la catalogación que existía para la creación artística, ya que esta respondía a criterios muy específicos en cuanto a la estética, religión y política. Además, socialmente, los artistas ocupaban un espacio determinado y absolutamente diferenciado del de los artesanos y creadores de objetos de uso cotidiano. En este sentido, no había espacio para la duda de qué era el arte.

 

Hoy en día, podemos encontrar en museos de arte textiles, prendas de vestir, joyería, etc., bajo un esquema de su innegable vinculación con el arte. Esta apertura e inclusión comienza a mediados del siglo XIX y se consolida durante el siglo el XX, con el surgimiento de las vanguardias. Fue en esta época que las artes plásticas sufrieron una fuerte evolución y ruptura de las reglas académicas, religiosas y políticas, abogando a la libertad, generando nuevas vertientes creativas y abriendo el diálogo en diversos ámbitos en torno al arte.

 

En 1926, el escultor, pintor y fotógrafo rumano, Constantin Brancusi, creó una escultura que se titula ‘Pájaro en el espacio’ (Bird in space), que  envió de París a la ciudad de Nueva York para una exposición curada por su gran amigo, el artista francés Marcel Duchamp, que recordamos por su famosa escultura que es un urinario, titulada ‘La fuente’.

 

Aunque la ley permitía que las obras de arte (incluida la escultura), ingresaran a los Estados Unidos libres de impuestos de importación, cuando ‘Pájaro en el espacio’ llegó, los funcionarios aduanales se negaron a permitir que ingresara como arte. Ya que no respondía a la definición de “escultura” que se tenía en la época, que exigía que las obras fueran "reproducciones talladas o moldeadas, imitaciones de objetos naturales, principalmente de la figura humana". 

 

Debido a que ‘Pájaro en el espacio’ no parecía en nada a un ave, los funcionarios lo clasificaron como un objeto utilitario (bajo la categoría de "Utensilios de cocina y suministros hospitalarios") y recaudaron el 40% del valor de la obra. Desconcertado y exasperado por esta evaluación, Brancusi lanzó una queja en la Corte en Defensa y se llevó a cabo un juicio, en el que se citaron a diferentes artistas, críticos de arte, académicos, directores de museos, etc.[1] para resolver la controversia de si era una obra de arte o no. Al final, Brancusi ganó el caso sentó un precedente sobre quién puede o no decir si una obra puede ser considerada arte o no.

 

Este caso es sumamente importante por la relevancia del cuestionamiento de fondo, sobre los criterios conceptuales, formales y sociales para determinar qué es y no es arte. Y sobre todo, otorgar a la persona creativa la autoridad para declarar si el objeto es o no una obra de arte. En este sentido, la voluntad de la persona se vuelve indispensable. Alguien no puede hacer arte sin saber lo que está haciendo.

 

En 1964, el crítico de arte estadounidense Arthur Danto, escribió un ensayo titulado “mundo del arte” (artworld) introduciendo por primera vez este término y, desde entonces, se ha convertido en una expresión imprescindible dentro de la reflexión contemporánea sobre el arte. En este ensayo, Danto dice que para que una obra sea considerada arte, ésta debió de ser creada dentro del “mundo del arte”.

 

La conciencia que genera el que una obra se cree dentro del "mundo del arte" nos permite no sólo darnos cuenta de las diferencias en la materia, los procesos creativos y el objeto de arte en sí mismo;  sino también explicar cómo le atribuimos a una obra un valor artístico y nos da los elementos para saber, qué tipo de exigencias debemos de tener en cuenta para interpretar y valorar una obra.

 

Es así como podemos entender y contextualizar una obra de arte como ‘La Fuente’ de Duchamp, porque podemos ubicarla en un momento histórico, social determinado y sobre todo en una atmósfera teórica y artística que hizo posible que los readymades se consideraran arte. Además, solo teniendo en cuenta esa atmósfera teórica podemos interpretar correctamente la obra. Así, la noción de “mundo del arte” cumpliría dos funciones simultáneamente. De un lado, sería un requisito ontológico para la existencia del arte y del otro tendría un papel de conocimiento en la identificación e interpretación de las obras de arte: las circunstancias históricas, psicológicas y sociológicas que llevan a la obtención del conocimiento, y los criterios por los cuales se lo justifica o invalida.[2]

 

 


[1] https://www.moma.org/explore/inside_out/2014/07/24/but-is-it-art-constantin-brancusi-vs-the-united-states/

[2]https://www.tesisenred.net/bitstream/handle/10803/10823/AlcarazLeon6de11.pdf?sequence=8&isAllowed=y

Arto Diseño y Arte