Arte y futbol | Art and football

 

Arte y Futbol


Desde la antigüedad hemos disfrutado de ver el cuerpo de los atletas y las representaciones artísticas dedicadas al deporte. Las culturas clásicas griega y romana basaban la producción artística en la observación y; los estudios de anatomía estuvieron ligados a los cánones de belleza establecidos por los atletas, mismos que seguimos admirando y representando.

El fútbol o el soccer, como lo llaman en Estados Unidos, es un deporte muy joven, es relevante ver cómo ha incitado a los artistas a reflexionar sobre sus implicaciones en la sociedad y cómo los artistas, de manera natural, han encontrado en el futbol una posibilidad discursiva y de desarrollo de sus propios lenguajes.

La historia moderna del deporte más popular del planeta abarca más de 100 años de existencia. Comenzó en el 1863, cuando en Inglaterra se separaron los caminos del "rugby" y del fútbol, fundándose la asociación más antigua del mundo: la "Football Association".[1]

Y en este sentido, podemos decir que el fútbol empezó a ser pintado al mismo tiempo que comenzaba a desarrollarse, y que de ninguna manera pretende explicar el juego del balompié, el cual ha evolucionado en sofisticación técnica, tanto por indumentaria como por las normas y reglas que lo rigen dentro y fuera de la cancha, sino retratar,  el microcosmos social creado por jugadores y la afición, donde destacan las figuras de los entrenadores y dueños de los equipos, quienes anteponen, estos últimos, la posibilidad del negocio a la pasión del deporte.

Si entendemos el futbol como la expresión de un mundo completo en sí mismo, hay que ver las  obras que tratan este tema como señalamientos que trascienden al juego y sus seguidores, ya que el futbol puede ser un pretexto para hacer una crítica social y abordar temas como el papel del nacionalismo, la identidad, la globalización y el espectáculo de masas como experiencia compartida entre los espectadores.

En el ámbito de la creación, escritores de la talla de Juan Villoro y Eduardo Galeano han tocado el tema en textos como Dios es redondo y El futbol a sol y a sombra, respectivamente. 

En el tema del arte, podemos hablar de el estadounidense Andy Warhol, uno de los artistas más influyentes del Siglo XX. En los setenta, trabajó, la serie denominada “The athletes series”, con la que buscaba popularizar el arte, algo que ya había hecho con otros íconos populares como John Lennon, Mick Jagger y Marilyn Monroe. Creó una serie de diez pinturas de deportistas famosos, siendo Pelé uno de ellos.

En México podemos hablar de varios artistas que también han abordado el tema del fútbol:

Ángel Zárraga

Nacido en Durango el 16 de agosto de 1886, Ángel Zárraga es, a pesar de su larga y fructífera carrera, poco conocido. En 2014 se realizó una importante exposición en el Palacio de Bellas Artes, titulada Ángel Zárraga. El sentido de la creación.

Actualmente, algunas de sus obras aparecen en una popular serie de televisión por internet.

Para el mundial de 1986, Correos de México emitió una serie de timbres postales, con reproducciones de algunos de sus óleos sobre el tema, donde inmortalizó a conocidos y anónimos personajes, tanto femeninos como masculinos, vestidos con uniformes y jugando fútbol.

Miguel Calderon

Que en su participación de la 26 Bienal Internacional de Sao Pablo, Brasil en 2004, participó con una pieza audivisual, titulada México v.s Brasil, en la que se enfrentan las selecciones de ambos países en el estadio Azteca y donde el marcador finaliza con un 17 a 0, a favor de México.

Es una pieza que tiene un duración de 90 minutos, como un partido real de futbol, donde se cantan los himnos nacionales, los comentaristas anuncian el encuentro, ya que trabajó directamente con la fundación televisiva y consiguió que los comentaristas más reconocidos a nivel nacional narraran el partido, le prestaron videos de los últimos años de encuentros entre los equipos para que los editara y armará la obra y termina con un festejo ilusorio en el Ángel de la Independencia.

Miguel Calderón logró armar un partido absolutamente irreal, pero que indudablemente despierta en el espectador una ilusión legítima.

Gabriel Orozco

Pelota ponchada de 1993 es, una pieza que lo vincula de forma automática con el futbol -lo mismo que su instalación de más de 250 balones intervenidos, titulada Balones acelerados (2005).

Si bien esta pelota ponchada puede ser vista de manera literal como un balón desgastado y sin aire; también puede ser entendida como una reflexión sobre el deporte con mayor número de seguidores a nivel nacional, en un país tan carente de derechos humanos y oportunidades básicas.

La emoción de gritar por el triunfo del equipo favorito o la selección nacional no puede compararse con las emociones que genera ir a un museo o admirar una obra de arte. La primera es una sensación colectiva y pasional; la otra -casi siempre- es una experiencia individual, solitaria.

----

[1] https://es.fifa.com/about-fifa/who-we-are/the-game/index.html

*Desarrollado para la sección "Curaduría" del programa de radio Tornasol en la estación 105.7

 
Arto Diseño y Arte