Guillermo Coll.jpg

Originario de Caracas, Venezuela (1962), llegó a México poco más de dos años. Desde pequeño estuvo a la búsqueda de sorpresas fantásticas que se pueden volver esculturas. Su vinculación a temprana edad con la cerámica, luego con el dibujo y la pintura, lo llevaron al ensamblaje de piezas de diferentes materiales, mostrando especial interés en la geometría, la luz y la ausencia de esta.